Viaje a Tepoztlán

La pequeña ciudad de Tepoztlán, en el norte del estado de Morelos, es un conocido destino turístico para quienes desean escaparse un fin de semana de la agitada vida del Distrito Federal mexicano.

Con menos de quince mil habitantes permanentes, Tepoztlán se encuentra a los pies del Tepozteco, un gran cerro de gran importancia para los Xochimilcas. Sobrevive allí una pirámide construida por ellos en honor al dios Ometochtli Tepoztécatl. A finales del siglo XIX, esta pirámide fue liberada de la vegetación que la escondía, convirtiéndose así en un símbolo de la ciudad y la región.

Al día de hoy es tradición subir hacia la pirámide que corona el Tepozteco, especialmente durante las fiestas tradicionales. El cerro completo es actualmente reconocido como Área Natural Protegida.

Dentro de la ciudad, que es oficialmente considerada como «pueblo mágico», se destacan las capillas, una por cada uno de sus barrios históricos. Cada una de estas capillas está dedicada no sólo a un santo, sino también a un animal en particular. Las callejuelas coloniales ofrecen un sitio ideal para perderse en el espacio y el tiempo, especialmente en búsqueda de las pequeñas capillas repartidas por el pueblo. También se destaca el imponente Exconvento de la Natividad, declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO.

Una gastronomía particular

Tepoztlán y toda la región se caracterizan, además, por su particular tradición gastronómica. Los platos tradicionales, tanto salados como dulces, son uno de los indudables atractivos de esta pequeña ciudad rodeada de altos bosques de montaña, entre los que se destaca su tradicional tianguis.

Además, Tepoztlán es famosa por sus nieves o helados. Aunque los hay de sabores tradicionales, los visitantes más arriesgados pueden probar algunos de sus sabores exóticos, incluyendo ingredientes como el aguacate o el mezcal, además de muchos otros que ya se han convertido en verdaderos símbolos de Tepoztlán en todo el país.