Atlixco de las flores

A escasos ciento cincuenta kilómetros de la capital mexicana, en el estado de Puebla, se encuentra esta ciudad colonial famosa por su excelente clima, su arquitectura, y su envidiable vegetación. Su tamaño ideal la hace suficientemente grande como para ofrecer una gran variedad de opciones para visitar, pero lo suficientemente pequeña como para mantener su atractivo de ciudad colonial.

Atlixco, también conocida como «la heroica», se encuentra al sudoeste de la ciudad de Puebla, capital del estado. Se caracteriza entre otras cosas por su fascinante arquitectura virreinal y decimonónica, maravillosamente preservada. Esta se puede observar en las fachadas de las zonas más antiguas de la ciudad, muchas veces luciendo brillantes colores que la hacen perfecta para realizar tranquilas caminatas y perderse entre sus calles.

Su patrimonio colonial se puede disfrutar, sobre todo, a través de sus iglesias, esparcidas por la ciudad. Entre ellas se destaca, por ejemplo, la Capilla de la Tercera Orden, maravilloso ejemplo del barroco colonial que se puede apreciar en su fachada y en su rico interior. Otras joyas de su arquitectura religiosa son también la Capilla a la Virgen de Guadalupe y la Parroquia de Santa María de la Natividad, entre otras.

Explosión de flores

Además de su arquitectura, Atlixco es famosa por sus viveros y sus flores, las cuales, ayudadas por el excelente clima de la región, embellecen varias de sus pintorescas calles. La combinación de las coloridas fachadas antiguas y la explosión de color de sus flores hacen de esta ciudad un lugar ideal para una escapada romántica de fin de semana, por ejemplo.

Además de la producción floral, Atlixco es una gran productora de plantas para huerta, árboles frutales y ornamentales, y un largo etcétera. La cantidad y calidad de la producción vegetal de la ciudad y sus alrededores no sólo es famosa en México, sino a nivel internacional.