Cuba y el turismo

Cuba es uno de los países más importantes para el turismo en toda América Latina. Poseedora de una privilegiada costa sobre el Mar Caribe, la isla es uno de los grandes polos turísticos de toda la región.

Pero, ¿cuándo comenzó la actividad turística a gran escala en el país? Y ¿cómo se transformó en una de los principales sectores de su economía?

Orígenes

Los orígenes del sector turístico cubano a gran escala se remontan a la década de 1950, cuando la actividad vivió una explosión de inversión de la mano de los Estados Unidos. Grandes empresas dedicadas a la hotelería y al juego se radicaron en la isla, atrayendo visitantes y recursos desde la gran potencia norteamericana, aunque también problemas ligados a la criminalidad y la desigualdad social.

A finales de la década, la Revolución Cubana significó un cambio fundamental en la estructura económica y social del país, y el sector turístico no fue una excepción. Pasarían algunas décadas para que el gobierno revolucionario se dedique finalmente a reforzar el papel del turismo dentro de la estructura económica de Cuba.

La explosión del turismo

Fue en la década de 1990, después de la desaparición del bloque soviético y su crucial apoyo económico a la isla, que el gobierno cubano estableció medidas para transformar al turismo en uno de los sectores más importantes para el país.

Comenzó de ese modo una política de fomento de la inversión extranjera en el sector, proveniente en gran medida de países de Europa Occidental. Estos países también proveen, al día de hoy, algunos de los principales influjos de visitantes al país. Fuera de esta región, otros países que aportan grandes cantidades de visitantes son México, Argentina y Canadá, siendo este último el que aporta las cifras más altas.

Aunque el sector tiene grandes problemas que resolver, hoy en día el turismo sigue siendo uno de los principales sectores de la economía cubana.